¿Realmente existe algún entrenamiento con un propósito diferente?

¿Conoces a alguien que realice ejercicio con intención de no mejorar su salud o sus capacidades físicas (fuerza, resistencia y AdM) y destrezas (golpear, saltar, lanzar,…)?

El término «entrenamiento funcional» proviene del ámbito de la medicina deportiva. Se deduce que si existen métodos útiles para la recuperación del deportista, lo más probable es que también ayuden a prevenir recaídas y mejorar su rendimiento.

 

Por otro lado, desde principios de este siglo, el acondicionamiento físico ha tratado de desmarcarse del culturismo. Una disciplina orientada a fines estéticos, y por tanto; con escasa transferencia para responder a los requerimientos de la vida diaria, laboral y deportiva de la mayoría de las personas.

Definición según el diccionario

Para poner un poco de luz sobre este tema y aclarar el significado de «funcional» es bueno acudir al diccionario. La RAE lo describe así: