Entrenamiento de fuerza: 10 claves para progresar correctamente
  • 0
  • 193
  • Restablece tu movilidad y estabilidad articular. Cargar peso sobre una disfunción aumenta el riesgo de lesión.
  • Utiliza patrones de movimiento: tracción, empuje, dominante de rodilla y de cadera, transportes y rotaciones (ej. lanzamientos).
  • Empieza con ejercicios corporales y con mancuernas y aprende los distintos movimientos que pueden realizar tus articulaciones. Domina tu cuerpo antes de pretender añadir grandes cargas externas.
  • Prioriza los ejercicios unilaterales y usa rangos amplios de movimiento. Te ayudarán a mejorar la estabilidad y flexibilidad respectivamente.
  • Trabaja en todos los planos de movimiento. No sólo existe delante y atrás (plano sagital), también importan los movimientos laterales y las rotaciones.
  • Conecta con tus sensaciones y ten cuidado con tu ego. Sé humilde: corrige tus déficits de movimiento y adapta el ejercicio a tus circunstancias sin que pierda su esencia. Utiliza progresiones y regresiones.
  • No llegues al fallo muscular de forma habitual. Mantener una buena técnica es fundamental para disminuir el riesgo de lesión.
  • Tus músculos se adaptan más rápido que tus tejidos blandos (tendones, ligamentos, piel...). Sin prisa, pero sin pausa. Sobrecarga progresiva.
  • Periodifica las cargas, no trabajes siempre con máxima intensidad. Haz períodos de descarga o directamente descansa unos días. Es más sencillo prevenir el sobrentrenamiento que salir de él.
  • Haz lo mínimo necesario y no lo máximo posible. Respeta siempre el principio: "Más no es mejor, mejor es mejor"

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.